Caravelle: navegando por el Raval

Sábados y domingos al mediodía son días propicios y perfectos para descubrir sitios nuevos y comerse sabrosos brunch anti-resaca con los tuyos.

Este fin de semana le tocó el turno a Caravelle. Un naíf pero estudiado bar-restaurante del Raval, abierto hace tan solo un par de meses atrás. Sin duda un interesante descubrimiento que dejará huella.

Quiénes son y dónde está?
Antaño, el local albergaba la bodega Fortuny y ahora, desde hace dos meses, se ha convertido en un magnífico bar-restaurante gestionado por una inglesa y un australiano (el chef).

Caravelle, situado en la calle Pintor Fortuny (muy cerquita del Macba o CCCB), se define como un gastropub. Un concepto que creo que os gustará.

Entre otros aspectos, en él podréis encontrar una carta muy elaborada de deliciosos y elegantes platos que sinceramente sorprenden, por su elaboración, por su minimalismo, por sus sabores agradablemente inesperados y bien avenidos, y sobretodo por su precio asequible nada desmesurado en la relación calidad-precio.

Su comida
En esos originales platos (por ejemplo, sándwich de albóndigas…) se percibe la influencia de la cocina inglesa, catalana e incluso la italiana o mediterránea.
Todo, con un toque muy casero, sabroso y con una lograda presentación.

La carta de Caravelle resulta ideal para vuestros desayunos (salados o dulces), comidas o hasta cenas. Si queréis echar un vistazo a la carta antes de pasaros por ahí, clicad aquí para ver una foto del menú (está en inglés) y para ver otras fotos de varios de sus platos. Avisaros que la carta suele cambiar con bastante frecuencia.

De entre los diferentes platos que podréis probar de su carta, encontramos desde suculentos postres: atrayentes pasteles, tostadas (pan riquísimo) con mermeladas y/o mantequilla; hasta platos más elaborados, como por ejemplo: bistec de atún con ensalada de lentejas, sándwich de albóndigas con salsa de tomate magnífica, alcachofa frita, estofado de conejo, Bruschetta con queso ricotta, huevos con tomate al estilo marroquí, sepia frita con hinojo, huevo duro entrufado, fritatta (tortilla) o confit de puerros con queso mozzarella y ensalada de remolacha.

Y todo ello, por citar algunas opciones del menú…

Qué tomar?
Evidentemente, Caravelle no solo se destaca por su cocina y nos ofrece también una buena selección de cafés, tés, chocolates, zumos o bebidas alcohólicas como el vermouth, la cerveza o vino.

El espacio
Toda esa oferta culinaria y de bar se engloba en un sobrio espacio de techos altos, paredes inmaculadamente blancas, largos asientos de madera hechos a medida, sillas y taburetes de colegio vintage, mesas de madera oscura con patas metálicas y lámparas industriales que cuelgan imponentes del techo.

Todo ello, con un toque cromático limitado y sutil con contados detalles rojos (como su logo), con colores distintos tipos de madera, tonos blancos y gris metalizado.
Aunque os parezca un espacio sobrio, estáis en un espacio muy estudiado o pensado, y que rezuma una ansiada tranquilidad y buen rollo.

En definitiva
Ya sabéis, si estáis por esa zona del Raval y buscáis algo diferente y novedoso, fuera de esas calles más transitadas de ese barrio, con muy buena comida y a buen precio, entonces vuestro lugar es en efecto: Caravelle.

Tarannà, Bar Calders, La Pubilla, Granja Petitbo.
€€€€€ (2/5) – Expresso 1’40€; Vermouth 2€; – Comer&beber unos 10-15€ por persona (2013)
  Carrer Pintor Fortuny, 31, 08001, Barcelona (Raval)
  Universitat (L1,L2), Liceu (L3)
+34 933 17 98 92 / +34 605 21 39 91
Lunes a Miér 9:30-18:30 / Jue&Viernes: 9:30-01h / Sáb: 10-01h / Dom: 10-00h

caravellebcn@gmail.com
www.facebook.com/CaravelleBCN

Related posts:

Last updated by at .