Bodega Gracián: vermut, bravas originales y mucho más

Aunque por el nombre suene a otro barrio, hoy os recomendamos un bar-bodega de reciente creación, pero con toda la atmósfera y calidad de los locales más tradicionales de toda la vida. Hoy nos vamos de vermuts y tapas a Bodega Gracián.

Qué es Bodega Gracián?
El bar como tal existe desde 2013, cuando Santi y Gracià decidieron aventurarse con este interesante proyecto para huir de años difíciles, cuando no les iba tan bien como deseaban en otros proyectos. Por cierto, como curiosidad comentar que Gracià es músico guitarrista de bandas como Bremen o Nacho Umbert.

Desde sus inicios la filosofía de Gracián ha sido convertir la bodega en un espacio pequeño, de ambiente familiar, cercano y acogedor donde comer un aperitivo de calidad y a un precio asequible. Y damos fe que se palpa esa idea de principio a fin, porque el local resulta de lo más agradable y se come muy a gusto.

El espacio
Antes de Gracián este pequeño local fue exclusivamente bodega donde comprar vino, vermut y hielo a granel, luego también fue bar, e incluso durante algún tiempo abrió un bar de kebabs.

Curiosamente, todos los dueños que ha gestionado el local desde su apertura han conservado las botas de vino como decoración. Estos dos chicos le han dado un aire renovado y una mano de pintura color “vino tinto” (su emblema), pero manteniendo la esencia y estructura de lo que fue. Una fantástica alegoría a los bares de toda la vida, con sillas negras de madera, mesas de mármol blanco, espejo modernista y vasos arcoroc.

Qué beber?
Entre las varias opciones que nos ofrece el lugar, sobresalen sobre todo las cañas de cerveza, los vermuts (con naranja y guindilla) o la corta pero eficaz carta de vinos (ambos de Casa Mariol).

Qué comer?
Sin duda, uno de los plato estrella son sus patatas bravas, con óptimo punto de fritura y sabor a romero, entre otros tantos ingredientes. Es un must si vas a Gracián, del cual no te arrepentirás seguro. Nos comentó su cocinero que añade un total de 14 ingredientes (alioli, pimienta, romero, pimentón, etc). Están tan ricas que le han ofrecido ya dinero varias veces para que desvele su gran secreto. De momento la exclusividad seguirá en la Bodega Gracián…

Son altamente recomendables, aparte de bravas, en otras opciones (siempre de temporada) platillos como las albondigas (mojarás pan con mucho gusto), la “carn magra“, pollo estilo fricandó, el pollo al limón, las croquetas, el pulpo o alguno de sus curiosos bocadillos (por ejemplo pollo al pesto…). Nosotros sólo probamos esos, pero el resto tenía la misma buena pinta. Lo más probable es que sea lo que sea que pidas, estará tremendo. Ah, también hacen menús de mediodía.


Que a menudo es difícil encontrar sitio
Que se tarda a veces en poder pedir
Que su cocina cierra a las 23h


Las bravas espectaculares
El resto de tapas están a gran nivel
La dualidad perfecta entre tomar y picar algo
El ambiente

   Bodega Lo Pinyol, Bodega l’Avi Manel, Bodega MontferryBodega Quimet.
   €€€€ (1/5) – Caña Mahou 1€ / Cerveza 1’50€ / Vermut 2€ (precios 2014)
    Carrer Rocafort, 106, 08015 Barcelona
    Rocafort (L1)
   +34 936 03 11 00
   Martes a Viernes 11h a 00:30h / Sábados 12h a 00:30h / Domingos 12:30 a 16h / Lunes cerrado
  http://www.bodegagracian.com
   https://www.facebook.com/bodegagracian
   @bodegagracian
   No

Fotos: Bodega Gracián

Related posts:

Last updated by at .